Kabalá Nazarena y sanación

Reflexiones sonre el corona virus

Shalom, bienvenidos a la Kabalá Nazarena.

La Kabalá Nazarena es una sabiduría para conectar con la Luz y compartirla con los demás, basada en la enseñanza de Yeshúa. No tiene que ver con ninguna religión en particular y es abierta para todos.

En este artículo escribo sobre cómo conectar con la Luz de sanación y fortalecer nuestro sistema inmunológico a través de la meditación kabalística usando símbolos hebreos.

Pero antes, tenemos que aclarar que la Kabalá no es una superstición, y los símbolos hebreos no son talismanes “para la suerte” que se usan independientemente de tu consciencia o que funcionan por “acto de magia”.

Los códigos de letras hebreas son poderosos y eficaces, pero requieren de tu consciencia y de tu compromiso de vivir en la Luz.

El estudio y meditación de las letras hebreas es un trabajo energético de «alto voltaje» al cual tienes que adaptarte al principio, pero no hay nada que temer si lo haces guiado por un buen maestro y tienes la honesta intención de recibir la Luz para compartirla con los demás.

La Kabalá no puede ser usada para el mal pues es un trabajo con la Luz Infinita del Creador. Vincular a la Kabalá con el mal, la brujería, la superstición y lo diabólico es sólo una desinformación que ha mantenido a las personas en la ignorancia de esta herramienta maravillosa, que Yehováh le dio a la humanidad para vivir plenamente feliz.

Elohim nos creó para vivir sanos y felices.

Cuando Elohim creó a Adam (código de la humanidad) y lo puso en el jardín del edén, ahí ya existían los virus y las bacterias, pero Adam no enfermaba pues su sistema inmunológico funcionaba a la perfección. ¿Por qué? Porque Adam vivía unido a Elohim haciendo su voluntad. Esto significa que nuestro estado natural es estar sanos.

¿Por qué enfermamos entonces?

La respuesta es simple: enfermamos porque nos desconectamos de la fuente de la salud que es la Luz de Elohim y nos conectamos con la fuente de la enfermedad que es el ego. Por lo tanto, la enfermedad es una consecuencia de vivir guiados por el ego. Enfermamos porque elegimos mal.

La Luz es la consciencia de Amor que emana del Padre, para darnos todo lo bueno que necesitamos para vivir plenamente felices, entre ello, la salud.

El ego es una fuerza que actúa dentro de nosotros para desconectarnos de la Luz.

Como humanidad hemos construido una sociedad desconectada de la Luz, contraria a los principios Divinos que sostienen el universo.

Hemos construido una sociedad basada en los principios del ego, por eso nuestro mundo se está cayendo a pedazos en lo que respecta a lo político, económico, social, etc.

Y hoy, específicamente, las consecuencias de nuestros actos se vuelven contra nosotros a través de una pandemia, que revela nuestra fragilidad y exacerba nuestros miedos, inseguridades y angustias.

El corona virus es una forma de hacernos ver lo lejos que estamos de la voluntad Divina.

La palabra corona en hebreo es Keter. Y Keter es una de las diez energías que componen la Consciencia Divina, llamadas en su conjunto Árbol de la Vida o Árbol de la Sefirot.

Específicamente la energía de Keter es la voluntad del Padre. Es la energía que da origen a todas las demás. Es decir, todo el universo y el ser humano dentro de él, fueron creados para manifestar la voluntad Divina.

¿Lo estamos haciendo? Claramente no.

Nuestro Árbol de la Vida se está secando y pudriendo, porque lo hemos regado con el agua del ego y su fruto hoy nos está infectando y matando a nivel global. Todos somos responsables por el daño, pero también todos somos los que podemos dar vuelta esta situación.

El corona virus no está aquí para matarnos, sino que está para hacernos despertar del sueño del ego, que es el que nos está llevando a la muerte, física y espiritual.

Nuestro egoísmo nos está matando. Tienes que volver a tu alma y cultivar tu vida espiritual.

Tienes que volver a encontrarte con Elohim en tu interior y vivir guiado por Él.

Tienes que despertar en ti al Mashiaj, que es la fuerza de amor infinito del Creador dentro de cada ser humano.

Tenemos que liberarnos pronto del ego y comenzar a vivir como Yeshúa lo hizo. Pero tenemos que hacerlo ya, ahora, antes de que sea demasiado tarde para nuestra humanidad.

¿Qué podemos hacer para recuperar la salud?

No se trata sólo de vacunas o protocolos de salud o medidas del gobierno; todo eso ayuda, pero no va a la raíz del problema: la raíz del problema es la forma de vida desconectada de Elohim. Por lo tanto, la solución del problema, es volver a vivir como Él lo señaló en su Instrucción. Si tenemos dudas de qué significa esto, Yeshúa es el modelo de cómo se vive unido al Padre. Te aclaro que Yeshúa no es una religión, sino que es una forma de vivir.

La sanación se produce cuando vencemos la influencia del ego y volvemos a conectarnos con Elohim para vivir guiados por él. Es decir, para recuperar la salud, tenemos que volver a vivir la voluntad Divina.

¿Cuál es esa voluntad?

Simple: La voluntad Divina se sintetiza en dos ideas principales:

Amar al Creador sobre todas las cosas y amar al prójimo como a uno mismo.

En concreto esto se expresa en hacer a los demás lo que quieres que hagan contigo.

La verdadera vacuna que sanará a la humanidad es el amor hecho obra, es decir, hacer a otros el bien que quiero para mí. ¡Qué simple para el alma y qué difícil para el ego!

Entonces, todo se trata del hacer. El hacer se relaciona con las manos.

Manos limpias

Las manos se relacionan con el corazón; ellas son las puertas de salida del corazón. El corazón se expresa a través de las manos o dicho de otra forma, nuestra esencia espiritual se expresa en nuestras obras físicas.

Se nos dice que para evitar que el virus se propague tenemos que lavarnos repetidamente las manos, porque el virus se propaga a través de las manos sucias, contaminadas. Y eso es cierto, físicamente y espiritualmente.

¿Qué simbolizan las manos sucias a nivel espiritual? Las manos sucias son las acciones negativas, egoístas, que hacemos con el deseo de recibir sólo para nosotros mismos. Son las acciones en que el prójimo no existe para tí y sólo piensas en tu beneficio personal. Esas son las manos sucias que hay que limpiar, sin dejar de limpiar las manos físicas.

Las manos son nuestras acciones. Lavar repetidamente las manos significa purificar repetidamente nuestras acciones. ¿Cómo? Haciendo el bien a los demás lo más posible durante del día, dándole al prójimo lo que necesita para ser feliz cada vez que aparece en mi camino. Eso es lavar las manos y tenerlas limpias. Es decir, todo se trata de purificar el corazón verdaderamente. Si no hacemos eso, no habrá cura real para nuestra humanidad. Se podrá erradicar esta plaga, pero sin vuelta a Elohim, luego vendrá otra.

Cuarentena

Se nos dice que para evitar que el virus se propague tenemos que aislarnos socialmente en cuarentena, para evitar contagiar a otros. Y eso es cierto, físicamente y espiritualmente.

¿Qué simboliza la cuarentena a nivel espiritual? (que técnicamente es de 15 días a nivel físico). La cuarentena espiritual son 40 días en los cuales te retiras al desierto (soledad, silencio), como Yeshúa lo hizo, para vencer al ego, que es el verdadero responsable de la enfermedad al desconecte de la Luz.

De manera que cuando se cumpla el tiempo y salgas de la cuarentena, estés libre del ego y con las manos limpias, para volver a tocar a tu prójimo con la Luz de tus buenas obras que surgen de tu corazón.

Cómo recibir Luz de sanación

Para recibir la Luz de Sanación y traerla a este mundo meditamos el código kabalístico Mem-He-Shin. מהש

Cuarentena espiritual

Te propongo la siguiente cuarentena espiritual: Medita durante 15 días el código Mem He Shin para estimular tu sistema inmunológico y lograr tu sanación.

Este trabajo te ayudará a elevar tu consciencia y liberarte de los pensamientos y emociones negativas.

Esto activará en ti la fuerza espiritual que te permitirá vencer el ego que te mantiene enfermo o que debilita tu sistema inmunológico (miedos, ansiedad, resentimiento, angustia, egoísmo, etc).

Cómo sacar el máximo provecho de la meditación kabalística

Para que el código kabalístico funciones en su máximo potencial considera los siguientes puntos:

  1. Generosidad. Cuando vas a meditar desea que la Luz que vas a recibir llegue a todas las personas del mundo.
  2. Responsabilidad. Reconocer que eres responsables de tu vida, evitando culpar a otros.
  3. Espiritualidad. Cultiva una forma de vida conectada con Elohim con la certeza que todo es posible cuando vivimos como Yeshúa vivió.

Ideas para meditar mientras se recibe la Luz

Elohim me creó sano. Recupero mi estado original de salud.

Soy responsable de la enfermedad que tengo.

Tengo la fuerza espiritual para liberarme del ego y sanarme.

Elimino todo lo que afecte mi salud (mala alimentación, drogas, falta de ejercicio, emociones negativas, desconexión espiritual, etc).

Vuelvo mi vida a Elohim, hago su voluntad y vivo guiado por Yeshúa.

Cómo meditar el código

  1. Enciende una vela, siéntate tranquilo y respira consciente para calmar la mente.
  2. Conecta con Yeshúa diciendo el mantra hebreo beshem Yeshúa.
  3. Invoca las letras hebreas de la imagen una a una, de derecha a izquierda (la miras, la visualizas en blanco brillante y dices su nombre).
  4. Imagina que las tres letras forman una sola gran Luz y entra en ese resplandor.
  5. Abre tus manos con las palmas hacia el cielo, visualízate como una vasija y recibe la Luz con la intención específica del código que estás meditando.
  6. Cuando sientas que estás lleno de Luz compártela con el mundo para la felicidad de todos.
  7. Vuelve las manos a los muslos, respira consciente y abre los ojos lentamente.
  8. Vive amando al Padre sobre todas las cosas y haciendo el bien a los demás como Yeshúa lo hizo.

Shalom Yeshúa alejem

Yojanán